Quieres compartir esta publicación

Política

Referéndum, ha ganado una nueva idea de sociedad

Referéndum, ha ganado una nueva idea de sociedad

Honor al pueblo italiano que, a pesar de la incesante propaganda, hecha de banalidades y mentiras, miedos, chantajes, ha sido capaz de rechazar el intento de trastorno constitucional tan deseado por el mundo de los negocios. De todas las maneras posibles, intentaron empujar a los italianos a cambiar la Constitución por un plato de lentejas, pero el voto expresado por la gran mayoría es un mensaje claro de que la soberanía popular no está a la venta. Ahora las fuerzas políticas tendrán que tomarla en cuenta y cambiar la ley electoral para que todas las expresiones en el país puedan ser representadas en el Parlamento en la misma proporción. Cualquier otra solución es una manipulación de la democracia.

Democracia significa literalmente el mandato del pueblo, pero en nuestra Constitución adquiere el significado más amplio de defensa de las personas. Lo dice muy bien en el artículo tres cuando señala: “Es deber de la República eliminar todos los obstáculos económicos y sociales que, limitando la libertad y la igualdad de los ciudadanos, impidan el pleno desarrollo de la persona humana y la participación efectiva de todos los trabajadores en la organización política, económica y social del país.” En un momento en que grandes sectores de la población están luchando para seguir adelante, este resultado del referéndum es a la vez una denuncia de la traición y una fuerte demanda de ejecución de la toda la Carta constitucional, en particular de los artículos que garantizan el trabajo, la dignidad de los salarios, vivienda, educación, salud. La realidad es que, a la vista de todos: el desempleo está en el 12%, las personas que giran en torno a la pobreza son el 28%, los jóvenes entre 15 y 29 años que no estudian ni trabajan son el 24%. Europa, al igual que todo el viejo mundo industrializado, está entrando en la era de la alta tecnología, pero con una sociedad cada vez más polarizada. Dondequiera las desigualdades están creciendo y, si en 1985, en Italia, el 10% más rico tenía un ingreso ocho veces mayor que el 10% más pobre, hoy en día la diferencia se incrementó 11 veces.

Los mecanismos que se encuentran en la base de la creciente inquietud social los conocemos. Se llaman globalización salvaje, finanzas sin regulaciones manejadas por manos que sostienen la sartén por el mango, austeridad en el nombre de la deuda pública. Expresiones modernas de que el capitalismo, en nombre de la ganancia y la acumulación, no tiene escrúpulos para explotar y saquear. Pero viendo de cerca el problema, parece que los escaladores de la política se dividen en neoliberales y en neoproteccionistas, para usar una expresión de Tonino Perna. Ambos creen en el capitalismo y el crecimiento, pero mientras los primeros tienen una perspectiva cultural que argumenta a favor de ellos para abrir mercados en los que las grandes empresas terminan haciendo de dominantes, los últimos tienen un entorno que les empuja a viejas formas de proteccionismo que protege a las empresas de tipo nacional. En conclusión, los primeros tratan de retrógrados a los otros, y los segundos tratan de traidores a los primeros. En realidad, sólo son dos caras de la misma moneda.

La verdadera solución radica en la capacidad de ir más allá del capitalismo, no para abolir los mercados, sino para reducir la relación de dependencia. La crisis ambiental nos dice que el crecimiento ya no es posible, por lo que tenemos que inventar otras formas de satisfacer nuestras necesidades y, al mismo tiempo, garantizar la inclusión completa de trabajo. Para ello tenemos que hacer frente a muchas revoluciones culturales. Un paso seguro en esa dirección es la revalorización de la economía pública que puede y debe ser implementada a partir de ahora. Si tan sólo entráramos en la línea de pensamiento de que la ocupación no sólo la han creado los privados para el mercado, sino también la comunidad de los servicios públicos y la protección de los bienes comunes, podríamos crear inmediatamente millones de puestos de trabajo. Por supuesto, sería abrir el tema de la soberanía monetaria con el fin de obtener el dinero necesario para pagar los nuevos salarios. Pero, por Dios, entenderíamos que ya no debemos utilizar la energía en reprimir a los trabajadores, sino en dar a Europa un nuevo progreso social.


Francesco Gesualdi, già allievo di don Milani, è fondatore e coordinatore del Centro Nuovo Modello di Sviluppo di Vecchiano (Pisa), che si propone di ricercare nuove formule economiche capaci di garantire a tutti la soddisfazione dei bisogni fondamentali. Coordinatore di numerose campagne di pressione, è tra i fondatori insieme ad Alex Zanotelli di Rete Lilliput.www.cnms.it

Quieres compartir esta publicación

Ir a la barra de herramientas