Quieres compartir esta publicación

Relatos

Me ocurrió una vez… (2)

Me ocurrió una vez… (2)

Me ocurrió una vez. Hace un mes y medio, me desperté a la madrugada escuchando una “voz interna” que me dijo algo así: “…sería bueno que escribas sobre lo de aquel apretón de manos, cuando sentiste que había varias personas que te daban la mano”. Y siguió…”podrías hacerlo con esta forma: empezar con…me ocurrió una vez…y cerrar el relato del mismo modo. Y al final, escribir una conclusión o parecer…y todo debe ser breve”.

Y continuó el dictado: “…no sólo sería bueno que escribas sobre aquella vez…también sobre esas otras situaciones que has vivido”…y las imágenes de esas ocasiones se me fueron apareciendo una tras otra.

Estas ocurrencias o directivas tan ordenadas surgieron allí, en el aparentemente impreciso y desordenado mundo del semi-sueño profundo y el sueño.

Pasado el asombro inicial, me dije….es una muy buena idea…mañana puedo intentar escribir algo…y quise volver a dormir, pero ya no pude. Así que me levanté, hice café… y luego escribí y publiqué un primer relato, basado en lo sucedido a partir de aquel simple “apretón de manos”.

Y con el correr de los días escribí otros quince relatos…algunos lamentablemente no tan breves como aquel inicial.

Volviendo a mi despertar en la madrugada…es habitual que en el nivel de sueño que el Yo se desdoble…por eso no es extraño verse a uno mismo desde un punto de mira distante…y así, a veces se suele vivenciar, por ejemplo, que “uno está observando cómo uno hace algo”.

Y así como esto ocurre con representaciones o imágenes visuales, también puede ocurrir con representaciones auditivas. Y entonces, puede pasar que en el desarrollo de un sueño que “uno escuche algo que dice uno mismo a cierta distancia”…y esta rareza podría dejarnos la sensación “que alguien le está dictando algo a uno”.

Por el conocimiento de lo anterior y por la influencia de un cierto trasfondo racionalista que a veces opera en mí, no termina de quedarme en claro aún si “me dictaron” o “me auto-dicté” sobre la necesidad de escribir y publicar estos relatos.

En todo caso, no dejan de ser curiosos estos “misterios” sobre el origen de algunos acontecimientos…son muy atractivos…en todo caso, confío en que el mismo proceso me mostrará su verdadero signo.

Sea lo uno o lo otro, tengo la impresión de haber concluido con esta tarea….contento por haber compartido estas experiencias y pareceres…..y algo impresionado por la agradable recepción que tuvieron en tantos amigos.

Así que a partir de ahora quedo latente….y a la espera de nuevas instrucciones….jajaja.

Sí…esto me ocurrió una vez.

 

Dedicado a Eduardo Montes

Quieres compartir esta publicación

Ir a la barra de herramientas